• Today is: Domingo, octubre 21, 2018

  dentistas en torremolinos

¿Te has parado a pensar alguna vez qué significa la palabra “Calamorro?

calamorro
Jose Manuel Bielsa
noviembre29/ 2017

Desde una persona obstinada, hasta una receta chilena de pescado y marisco, pasando por un candado de gran tamaño, un carnero que se da de testarazos o un tipo de calzado a base de remiendos: Vivir para ver.

El Monte Calamorro (también llamado Carramolo, quizá por un baile de sílabas) es una montaña perteneciente al sistema montañoso de la Serranía de Mijas, que forma parte, a su vez, de las penúltimas estribaciones  malagueñas occidentales del Sistema Penibético, y su altitud es de 771 metros.

A pesar de que los benalmadenses no tienen dudas acerca de lo que significa esta palabra, lo cierto es que este singularísimo nombre es digno de estudio.

Si bien es cierto que la palabra “Calamorro”, tal cual, no aparece recogida en ninguno de los diccionarios que solemos consultar más habitualmente, es más que probable que esté relacionada con “calamorra”, un término que sí aparece entre sus páginas y que viene a ser un sinónimo poco habitual para la palabra “calabaza”, entre otras cosas.

Y ello es así porque investigando aquí y allá por los diccionarios, vemos que el término “calamorra” apareció recogido por primera vez en el diccionario de la R.A.E. de 1.729 y que se empleaba entonces ( además de para calabaza) para referirse tanto a una oveja que tiene lana en la cara, como de manera coloquial para nombrar la cabeza de las personas.

De hecho, la palabra “morra” se empleaba hasta no hace mucho para referirse concretamente a la parte superior de la cabeza: La coronilla, acepción ésta que parece más adecuada al tratarse la cima de este monte “Calamorro” de uno de los tres puntos más elevados del término municipal.

Pero eso no es todo. Recorrer las “carreteras secundarias” de nuestro idioma da siempre gratas sorpresas.

Así, buscando en diccionarios raros y curiosos poco o nada conocidos, descubriremos que Eleuterio Gómez Sánchez, en su libro “Dichos y modismos del lenguaje extremeño”, publicado en 2016, recoge el término “calamorro” que le refiere un vecino de Navalmoral de la Mata (Cáceres), donde al parecer se emplea para referirse a una persona “testaruda, porfiada, terca y obstinada”, o que en la comarca de las Hurdes, la palabra “calamorra” se aplica “a las cabras que no obedecen las órdenes del pastor” y he aquí que la Real Academía sí recoge el verbo, aunque aclara que está en desuso, “calamorrar: Dicho de un carnero, darse de testaradas o topar con otro.”

Calamorro en Chile: Un tipo de zapato o una receta a base de pescado y marisco gratinados.

Pero hay más. Para disfrute de los curiosos, cabe señalar que los chilenos tienen por suya la palabra “calamorro”, término no poco corriente allí que emplean para referirse al menos a tres cosas. Una de ellas es un tipo de calzado tosco, especie de bota de media caña, que se anudaba donde comienza el empeine, con suelas gruesas y clavos, que se empleaba para las labores agrícolas y mineras.

El periodista y escritor chileno José Miguel Varas Morel, habla de este tipo de zapatos en una de sus obras y refiere que los zapateros remendones del norte de aquel país eran muy hábiles a la hora de ir “poniendo por todas partes pedazos de suela o del cuero que se pudiera conseguir.  Con costuras, cuando a fuerza de sudar y romperse los dedos se podía hacer pasar el agujón de lado a lado, o con clavos, a veces hasta con pedazos de madera, clavados y pegados con cola de carpintero”: ¡Calamorros!

Otra acepción de la palabra “Calamorro” viene recogida en un libro titulado (no es broma) “Estudio y vocabulario de la jerga de los delincuentes chilenos” escrito por el estudioso Julio Vicuña y presentado por todo lo alto en un congreso de lingüistas que se celebró en Buenos Aires allá por 1.910. Según explica el buen hombre, al que según parece no se la daban con queso, a principios del siglo XX los maleantes de aquel país usaban la palabra en su argot delictivo para referirse a un candado de grandes dimensiones.

Pero he aquí nuestra suprema sorpresa cuando descubrimos que Chile es una maravillosa caja de sorpresas (seguro que a muchos niveles) donde el término bien puede ser todavía más popular que aquí, en nuestra Benalmádena.

Y esto viene a colación porque en un restaurante de aquel país, en la ciudad de La Cruz, no lejos de Valparaíso, se sirve, nada más y nada menos, que “Calamorro”, al parecer una popular especialidad gastronómica de pescado y marisco gratinados. Por si alguno de los lectores visita el país y la quiere probar, en este enlace podéis visitar el restaurante en TripAdvisor. Les invito a leer el segundo de los comentarios que aparecen.

Etiquetas: ,
Jose Manuel Bielsa