• Today is: Miércoles, abril 1, 2020

  dentistas en torremolinos

Cómo optimizar el presupuesto familiar

cartera
Jose Manuel Bielsa
marzo27/ 2018

Para que todo vaya bien, es fundamental contar con un plan de contingencias.

A menudo, mucho más de lo que les gustaría, muchas familias se encuentran con auténticos problemas para llegar a final de mes. Esto no solo supone que haya dificultades para pagar las facturas a tiempo, sino que en el momento de que surja un imprevisto, no se dispone de fondos para afrontarlos. Un modo de prepararse ante ello es elaborar un presupuesto que ayude a controlar mejor cada mes las entradas y salidas de dinero, así como localizar gastos que se pueden evitar. Veamos algunas claves para conseguirlo.

Los gastos, siempre menos que los ingresos

La fórmula es bastante simple sobre el papel. Hay que procurar que los ingresos sean superiores a los gastos. Lo ideal es que al final de mes quede algo de dinero que se pueda destinar a ahorrar. Algunos expertos recomiendan conseguir que el 10% de los ingresos se pueda guardar. De esta manera, en caso de que surja un imprevisto se podrán usar esos fondos sin poner en peligro el presupuesto. A veces se puede recurrir a créditos online urgentes, si se trata de algo que realmente se necesita.

En una columna apuntaremos cualquier ingreso que tengamos. Lo normal es que este proceda sobre todo de la nómina, pensión o prestación por desempleo. También puede haber otros como intereses bancarios, horas extraordinarias, etc.

En otra columna se anotan todos los gastos que se hagan, incluso los más pequeños. Cuanto más completo sea este apartado, mejor se podrá evaluar dónde recortar esos gastos.

Reducir los gastos

Para que el presupuesto familiar tenga buena salud, habrá que recortar gastos. Hay que distinguir entre los gastos imprescindibles, fijos o variables, y los que no son necesarios. En el primer apartado tenemos la hipoteca o el alquiler de la vivienda, recibos de comunidad o préstamos que hayamos solicitado previamente. También están otros como los suministros (agua, luz, teléfono, gasolina, etc), que pueden variar de un mes a otro.

Todos aquellos gastos que no entren en estos apartados se podrán recortar o eliminar si es necesario ahorrar dinero. Hablamos de actividades de ocio, vacaciones o artículos caros que no nos hacen falta en realidad. También aquellos que pueden tener una versión más económica, como un coche o electrodomésticos.

¿Cuándo es necesario recurrir a un préstamo?

Alguna vez es posible que pese a todo haga falta pedir dinero prestado. En estos casos, lo primero será estudiar el caso y ver si se puede recortar de algún lado o esperar unos meses. De no ser así, se puede recurrir a un comparador de créditos rápidos que nos permita encontrar la mejor opción. También hay ofertas especiales, como créditos sin aval que no tienen intereses si es la primera vez, o créditos rápidos en 10 minutos en unas condiciones ventajosas.

Para lo que no es recomendable solicitar minicréditos es para pagar caprichos, como unas vacaciones de lujo o simplemente para comprarse un nuevo televisor. Hay que recordar que estos préstamos se tienen que pagar a tiempo, ya que los intereses de demora son muy elevados.

Hacer que toda la familia se involucre

De nada servirá que uno o varios miembros de la familia se preocupen por el presupuesto, si hay otros que no lo hacen. Por ello, todos deben estar al tanto de la situación y colaborar a la hora de elaborarlo. Si aportan sus ideas, además de poder optimizar mejor los fondos se sentirán más impulsados a tener cuidado con los gastos que hagan.

Revisarlo siempre que sea necesario

Optimizar un presupuesto es una labor continua. Una vez que se han hecho las cuentas, hay que seguir actualizándose y evaluando de dónde se puede recortar el gasto para poder ahorrar de cara a imprevistos.

Si esto es fundamental cuando se trata de un presupuesto familiar normal, en caso de que los ingresos procedan de un trabajo como autónomo aún es más importante. Se deben actualizar todos los apartados cada mes, y prever posibles incidencias, como meses con baja actividad o días en los que no se pueda trabajar por enfermedad. En estos casos, además de elaborar un presupuesto bien detallado, será necesario contar con una asesoria on line que se encargue de gestionar tareas como el pago de impuestos o facilite la elaboración de facturas.

En cualquier caso, optimizar el presupuesto es fundamental para que todo cuadre y se pueda vivir de una manera más relajada, sin pensar en lo que pueda pasar a fin de mes.

Jose Manuel Bielsa