• Today is: Martes, junio 2, 2020

 

La Transparencia según el PP de Benalmádena (I): García Gálvez silenció las presiones del grupo de Salido al Interventor Municipal durante 19 meses

Palomita
Jose Manuel Bielsa
febrero18/ 2017

La ex alcaldesa, en su declaración por el caso del Comedor Social ante el juzgado de Instrucción número 5 de Torremolinos, reconoció en Septiembre de 2015 que sabía que se apremiaba al interventor de modo anómalo para que justificara gastos desde Febrero de 2014 y que se limitó a “mediar porque las situaciones eran tensas.”

No deja de llamar poderosamente la atención de este observador esa especie de honda preocupación que aqueja al Partido Popular de Benalmádena cuando habla de la supuesta ausencia de transparencia en la gestión de gobierno del pentapartito que, a su juicio, hace una labor oscura.

Y decimos que llama la atención, porque estudiando minuciosamente la hemeroteca, (que como todo el mundo sabe, no hay político que la resista) resulta que el PP no se caracterizó precisamente por ejercer la cacareada transparencia que ahora parece que le quita el sueño y para ilustrarlo, nada mejor que poner un ejemplo como el del caso de Comedor Social, institución en la que se despistó alrededor de un cuarto de millón de euros, nada más y nada menos que el 77% de las subvenciones que recibió por parte del Ayuntamiento.

Según publicó el Diario Sur el pasado 3 de Septiembre de 2015, la ex alcaldesa, Paloma García Gálvez, en su declaración ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Torremolinos, aseguró que conocía las presiones del grupo de Salido sobre el interventor municipal para que justificara gastos en relación con el desfase del Comedor desde Febrero de 2014, de lo que se puede deducir que, en un ejercicio de transparencia muy “sui generis”, no informó oficialmente a nadie acerca de ellas, las ignoró (más o menos deliberadamente), durante al menos 19 meses y sólo admitió su existencia, al menos públicamente, una vez había perdido la alcaldía y en sede judicial, es decir, acuciada por las circunstancias.

Resulta llamativo que ante semejante comportamiento de sus socios de gobierno, que según se relata, se paseaban por el despacho del interventor un día sí y otro también, parece que a la ex alcaldesa no le dio por preguntarse la razón de tales presiones, ni por tomar cartas en el asunto, sino que, siempre según recoge Diario Sur, en un interesante ejercicio de dejación de responsabilidades, se limitó a “mediar porque las situaciones eran tensas”: -“Fue horroroso, con constantes tiras y aflojas”. Pueden consultar todo esto en el siguiente enlace: http://bit.ly/2lqbPSL

La cuestión, no menor, es que si lo hubiera hecho, si hubiera entrado en el asunto, quizá (tal vez, quién sabe) los ciudadanos de Benalmádena al menos se hubieran ahorrado 12.000 Euros en subvenciones (unos 3.000 al mes) que percibió el Comedor Social hasta Junio de ese mismo año, momento en el que se suspendieron las ayudas. En consecuencia, tendrá el lector que valorar si en este caso se puede hablar de transparencia o de eficacia en la gestión.

Pero para rematar este ejemplo de “transparencia” y para refrescar la memoria de los ciudadanos de Benalmádena, cabe añadir que jamás llegó a producirse una comisión informativa sobre el Comedor Social que, impulsada por Encarnación Cortés, fue incluso aprobada en pleno y por unanimidad dos meses antes de las elecciones municipales. No lo digo yo, lo reconoce la propia ex alcaldesa en un encuentro digital con lectores del Diario de Sevilla que se produjo el 21 de mayo de 2015. Vean la séptima pregunta de este enlace y juzguen: http://bit.ly/2l0rsze

¿La razón? Estaba calculada: Necesitaba ganar tiempo. ¿Quién demonios quiere una comisión informativa sobre un tema tan espinoso como ése a quince días de unos comicios locales?: -“La convocaremos lo antes posible, una vez se forme el nuevo gobierno municipal”. Aseguraba convencida de que iba a ser alcaldesa nuevamente.

Jose Manuel Bielsa
Publicidad
Agencia SEO Málaga

Publicidad


cartas digitales para restaurantes